Movimiento Amplitud y la Ley de Cuotas

El Movimiento Amplitud quiere combatir la discriminación con más discriminación

 por Mónica Mullor

¿Qué piensan todas esas mujeres que no quieren ni oír hablar de discriminación positiva? ¿Necesitan que se las discrimine aún más de lo que se les ha discriminado ya, aunque sea ahora para bien? 

UnknownLa diputada Karla Rubilar del Movimiento Amplitud ha sido la exponente principal del apoyo a la Ley de Cuotas del gobierno socialista, es decir, en dar su apoyo a la fórmula de implantar políticas igualitarias que defiende el socialismo y que lo que pretende es tratar a los individuos como miembros de un grupo y no como individuos. Rubilar se hace así cómplice de un grave ataque a la dignidad del individuo; pero, sobre todo, del desprecio institucionalizado a las capacidades del ser humano, que, por esencia, tiende a la diversidad, no a una uniformidad impuesta por terceros. Rubilar señala en un artículo publicado en El Dínamo, estar consciente de que “no basta con una Ley de Cuotas” de género y continúa diciendo que “en Amplitud queremos que la Ley de Cuotas no sólo incluya las mujeres, sino también a los jóvenes y representantes de pueblo originarios”.

¿Y que harán cuando otros grupos discriminados o subrepresentados estadísticamente vengan a tocar la puerta a pedir los mismos privilegios otorgados a los otros grupos? La lista puede ser interminable y cada nueva cuota con su grupo de presión correspondiente nos alejaría más y más de una sociedad de individuos libres e iguales.

La discriminación no se combate con discriminación “positiva”, es decir, añadiendo un componente moral al término a fin de evitar el rechazo intuitivo que esta forma de ingeniería social podría provocar en personas formadas, ya que conduce a una sociedad donde los individuos no son juzgados de acuerdo a su mérito sino por su pertenencia a un grupo determinado.

Vaya grave ingenuidad de Amplitud y de la diputada Rubilar al decir que el apoyo a esta medida sería temporal. Parece que no se da cuenta la dinámica colectivista que está ayudando a poner en marcha.

mlk-prayingNo les vendría mal un poco más de calma al Movimiento Amplitud y reflexionar sobre lo que un día Martin Luther King dijo: “Yo tengo un sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán un día en una nación donde no serán juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter”.