Cuando en Suecia se llegó a pagar el 102% de impuesto marginal!


Astrid Lindgren
, presta a atacar la Casa del Tesoro  de Monismania (Suecia)

Pomperipossa en Monismania 

Astrid Lindgren

El relato que leerán a continuación es una narración para adultos publicada por la gran escritora sueca de cuentos infantiles Astrid Lindgren en marzo de 1976, cuando comprobó que sus impuestos habían ascendido al 102% de sus nuevos ingresos. Se trata de un ataque a la socialdemocracia sueca,  partido  que  por entonces llevaba gobernando más de cuarenta años y que Lindgren consideraba completamente burocratizado, arrogante y al servicio de sí mismo. “Pomperipossa en Monismania” apareció en el periódico más leído del país, Expressen, y tuvo un gran impacto: se dice que fue la causa principal de la histórica derrota socialdemócrata en las elecciones de septiembre de ese mismo año (1976).

 ***

Voy a contarles un cuento. Voy a hablarles de una persona a la que podemos llamar Pomperipossa, porque así se acostumbra llamar a la gente en los cuentos, que vivía en un país que llamaremos Monismania, porque algún nombre debe tener. Pomperipossa amaba su país, sus bosques, montañas, lagos y prados verdes; no solo eso, también amaba a la gente que allí vivía. Incluso a sus sabios gobernantes. Los consideraba tan sabios que cada vez que había elecciones ella, fielmente, les volvía a dar su voto. Durante más de cuarenta años habían gobernado y organizado una buena sociedad, pensaba ella; una sociedad donde nadie era pobre y cada ciudadano recibía un pedazo de la Tarta del Bienestar. Pomperipossa se sentía feliz de haber podido contribuir con su parte a la preparación de semejante manjar.

En Monismania había algo llamado impuesto marginal. Esto significaba que cuanto más dinero ganaba uno, mayor debía ser la parte que entregara al Jefe de la Casa del Tesoro para que pudiera preparar la Tarta del Bienestar. El Jefe era una persona razonable, y a nadie quería sacarle más de un 80 o un 83% de sus ingresos. “Querida Pomperipossa –le dijo un día–: usted se queda con entre un 17 y un 20%, y con eso puede hacer lo que quiera”. Pomperipossa se sentía profundamente satisfecha, y vivía feliz y dichosa.

Sin embargo, en el país había muchas personas descontentas que hacían gran escándalo y se quejaban de la “elevada presión fiscal”, como la llamaban. Pero Pomperipossa nunca se quejó. Nadie en Monismania la había oído quejarse en lo más mínimo sobre sus aportes a la Tarta del Bienestar….

Para seguir leyendo el cuento haga click Pomperipossa en Monismania

 


[1] Introducción, comentario final y traducción de Mónica Mullor.

(Comentario de la traductora: El escritor de origen sueco-chileno Mauricio Rojas ha elaborado un final alternativo. Dice así: “Cuando Pomperipossa finalmente pudo forzar el cofre del tesoro, descubrió que estaba vació. El Estado no tenía dinero. Todo lo que el gran Estado había prometido a los habitantes de Monismania era como un cheque sin fondos. Esto es lo que pasó en Suecia a comienzos de los años 90, cuando en plena crisis los ciudadanos fueron a reclamar sus derechos y se encontraron con un Estado en quiebra. Ese fue el triste final de la saga del viejo Estado benefactor sueco y sus sabios gobernantes”).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s